Fachadas SATE

 

El sistema de aislamiento térmico exterior, también conocido como S.A.T.E, es una solución que nació como un recurso de rehabilitación energética. Tiene su origen en Centro-Europa, en torno al año 1950, como protección térmica. Sus propiedades como aislante de edificios disminuye la transmitancia térmica ( U ) de las fachadas, aportando un importante ahorro de energía durante los ciclos de invierno ( calefacción ) y de verano ( refrigeración ).

Los fabricantes de sistemas S.A.T.E, ofrecen materiales con diferentes características, densidad y permeabilidad al vapor de agua, diseñados para facilitar en mayor o menor medida, la dispersión de condensaciones hacia el exterior, a través de las paredes.

Los espesores habituales varían según el proyecto, 60, 80, 100, 120 mm, no obstante, la selección de un S.A.T.E, bien sea: Grafito, Mixto o Normal, depende de múltiples factores, entre los que podemos mencionar los siguientes:

 

• Estimación de la demanda de calefacción y refrigeración.

• Diseño del edificio, orientación, porcentaje acristalado de fachadas, etc.

• Materiales de construcción y transmitancia térmica de sus cerramientos.

• Niveles de ocupación, condensación, mecanismos de ventilación, etc.

• Habitabilidad continua ( hospitales, edificios residenciales ) o discontinua ( oficinas, colegios, etc ).

 

La aplicación del S.A.T.E, por el exterior, elimina los puentes térmicos lineales: frentes de forjados, pilares, vigas, formación de huecos de ventanas, etc... No obstante, la rehabilitación de un edificio es una labor compleja, técnica y organizativa; procesos profesionales que requieren de la mayor  atención, durante la fase del proyecto por personal cualificado.

En COTERMI supervisamos todo el proceso del proyecto, garantizando la calidad de los trabajos que realizamos y el control de todos los elementos que intervienen en su ejecución: control de paneles, control de anclajes, comprobación y adhesión de la base, aplicación de refuerzos necesarios, tratamiento superficial final, cumplimiento de las condiciones climáticas requeridas, y en particular, la aplicación de medidas preventivas eficaces, para aumentar la resistencia del sistema contra la influencia de la intemperie, reduciendo al mínimo el riesgo de colapso en el sistema.

 

 PATOLOGIAS DE LOS SISTEMAS (S.A.T.E)

La duración general de los sistemas de aislamiento térmico SATE, depende de la aplicación de los requisitos más rigurosos, los conocimientos técnicos del instalador y de sus niveles de  responsabilidad... así como de todos los componentes que lo conforman; por lo tanto es importante elegir los materiales adecuados. No cumplir con los procedimientos puede suponer una degradación del sistema, grietas, desprendimientos, etc...

No obstante, es una realidad que a menudo los intentos de simplificar y reducir el coste de un producto, utilizando elementos baratos o inferiores, conducen al incumplimiento de los protocolos y procedimientos tecnológicos de un sistema. El incumplimiento de las especificaciones técnicas, se reflejará en una falta de estabilidad en todas las operaciones básicas del proyecto; efectos adversos que reducen la fuerza y la estabilidad poniendo en riesgo la vida, salud y la seguridad del tránsito peatonal bajo la fachada.

Antes de comenzar a trabajar, hay que examinar si la superficie es suficientemente sólida y  adherente, sin grietas, restos de pintura, suciedad, grasa, polvo, y otras partículas sueltas, que podrían afectar negativamente a la cohesión de la capa de revestimiento de la base. Se debe realizar una prueba de fuerza, para verificar la capacidad de adherencia y penetración del mortero sobre la superficie del soporte, como verificación del cumplimiento de los estándares requeridos.

 

CALIDAD DEL SOPORTE

Un número de estudios han demostrado que en muchos casos, el soporte de la fachada, no cumple con los valores de adherencia y características requeridos en las instrucciones tecnológicas de los fabricantes. La fuerza del viento en los últimos 50 años, ha aumentado considerablemente ( fuertes vientos, ciclogénesis explosivas, etc ). El valor de las cargas de viento se puede apreciar especialmente en los últimos pisos de los edificios, el viento se transmite al sistema creando una succión; por esta razón, es aconsejable realizar ensayos de tracción donde se alojarán los anclajes, así como pruebas de fuerza para verificar la capacidad de adherencia y penetración del mortero, sobre la superficie del soporte. Las deficiencias más comunes son causadas sobre todo por varias capas de pinturas adicionales que recubren los soportes, originando a su vez una alta resistencia a la difusión de condensaciones.

 

ANCLAJES ESPECIALES DE SUJECION

Los anclajes especiales con núcleo roscado de metal, aportan máxima fiabilidad en el desarrollo de proyectos de rehabilitación, cuando los valores de resistencia del soporte no son favorables. Gracias a ellos puede asegurarse sistemas de aislamiento térmico con mayor peso dimensional, como aplacados cerámicos, etc... Los errores más comunes que afectan a su colocación, se cometen al no tener en cuenta las  características de cada soporte. Una inadecuada perforación en materiales duros o blandos, sin regular adecuadamente el percutor de los taladros, dimensiona por los impactos el diámetro de los orificios seleccionados con la broca, repercutiendo negativamente en la fiabilidad de los anclajes por holguras y oscilaciones ( succión del viento, etc... )

SELECCION DE COLORES

En fachadas de S.A.T.E es muy importante la elección del color. En acabados claros las diferencias de temperaturas entre invierno y verano, por radiación solar retenida no transmitida al soporte, puede superar los 70º C, mientras que en tonos más oscuros, puede llegar a superar los 90º C. La influencia de estas temperaturas, puede conducir a distorsiones o al llamado efecto cojín. A altas temperaturas la zona central de las placas de aislamiento térmico sobre superficies no adecuadas, tiende a despegarse creando un área de hueco ( cóncava ), mientras a bajas temperaturas por el contrario, se tienden a levantar las esquinas de los paneles

 

REVESTIMIENTOS DE S.A.T.E. CON PLAQUETA

Los revestimientos mediante aplacados se caracterizan por su estética y durabilidad, pero como es sabido, las heladas y cambios de temperatura causan la expansión y contracción de estos materiales. Este fenómeno es más acusado en placas oscuras o de gran formato. En una fachada sin aislamiento térmico, la transferencia de tensiones térmicas a la estructura del edificio es  mayor, de este modo la estructura del edificio absorbe y disipa gran parte del calor que recibe de la fachada. Mientras que en una fachada proyectada con S.A.T.E las transferencias de tensiones térmicas a la estructura del edificio son sustancialmente inferiores, debido a la barrera que el  aislamiento térmico genera; este echo da lugar a un incremento sustancial en la temperatura, que deberá soportar el revestimiento exterior.

Las juntas verticales y horizontales que a menudo vemos en este tipo de trabajos, no solo desempeñan una función estética; dichas juntas de separación han de rellenarse con materiales específicamente diseñados para absorber y minimizar los efectos negativos, derivados de la expansión y contracción causados por las inercias térmicas.