Líneas de vida y seguridad

En el caso de edificios residenciales, a menudo vemos a operarios tratando de subir por zonas inaccesibles hasta lugares afectados por filtraciones de agua, intentando subsanar la zona afectada con una mano, mientras con la segunda intentan sujetarse a puntos de dudosa fiabilidad;  situaciones que pueden terminar trágicamente.

La legislación, establece las condiciones para la realización de trabajos en altura. La ley de seguridad y salud que regula la seguridad en el trabajo, establece los requisitos básicos de seguridad para proteger a los trabajadores contra las caídas, en el caso de trabajos de riesgo en obras de  construcción y trabajos en alturas.

El cuidado de los edificios y su mantenimiento, a menudo requiere trabajar en lugares donde los accesos tienden a ser muy complicados y peligrosos; zonas donde los operarios corren el riesgo de caída desde una altura, o elementos estructurales que no fueron diseñados para la circulación de personas, requiriendo inspección y mantenimiento de forma regular: unidades de aire acondicionado, antenas, instalaciones de gas, retejado, reparaciones periódicas, etc... Entre los lugares más peligrosos de un edificio se incluye la azotea, donde el personal de mantenimiento debe actuar bajo la presión que suponen los trabajos en alturas, a la vez que transportan herramientas y superan áreas peligrosas en cubiertas inclinadas.

Subestimar las amenazas de caída puede provocar accidentes mortales, por ello en la actualidad se ha incrementado notablemente la inversión en sistemas de anclaje: líneas de vida, etc... Su razonable aplicación, en realidad es la manera de reducir el riesgo al que se exponen los operarios al trabajar en alturas.

En COTERMI contamos con expertos en instalación y procedimientos de  trabajo, para mejorar la seguridad de las persona durante su actividad sin costes excesivos. Existen soluciones técnicas para las cubiertas planas o inclinadas, que mejoran la seguridad de las personas y usuarios, en zonas peligrosas después de la entrega de la obra, creando rutas seguras a través de la  longitud de la cubierta, etc...

Si los trabajadores realizan su actividad en lugares de difícil acceso, mediante elementos de  anclaje contra caídas y equipos de protección personal que garantizan su seguridad; evitando preocupaciones y situaciones peligrosas, se podrá garantizar la calidad de las reparaciones o los trabajos realizados, para la preservación a largo plazo de las propiedades.